Lo que es capaz de hacer Álvaro Lafuente con su guitarra y su voz hay que escucharlo para creerlo. No necesita nada más para crear una joya como “Vidalita del Mar” su nuevo tema, que formará parte de su álbum de debut. Pura sensibilidad, nos traslada a un universo singular que solo existe en su imaginario pero que es reconocible para todo el mundo.

Con sus elementos de los verdiales malagueños, “Vidalita del Mar” es una de las canciones que estarán incluidas en su próximo trabajo. En su letra fue fuente de inspiración una famosa composición del cantautor turolense Joaquín Carbonell, fallecido hace unos meses a causa de la covid-19.

Lo explica el propio Álvaro: “Se la cantaba a su pueblo, Alloza, que nunca había visto el mar. Fue una inspiración para esta canción: Vidalita del Mar, cristalina en los puertos de mi tierra, mi patria chica. Es la imagen de alguien que no va a ver el mar”.

El vídeo que acompaña la canción, dirigido por Pedro Artola, subraya ese aire onírico que impregna las canciones de Guitarrica. Él y su guitarra en lo que parece un poblado de baja estofa, unas caravanas, una partida de cartas y un alma en pena que se descompone al escuchar sus acordes.

Las imágenes visuales y musicales se apoyan en el folclore y en la poesía para dar lugar a sonidos introspectivos pero coloridos, y sobre todo muy representativos de lo que se viene en su carrera.

Una melancolía muy feliz sigue en el origen de los temas de Guitarrica, sofisticado pese a su sencillez, ahora metido de lleno en un proyecto conceptual producido por él mismo y Raül Refree, uno de los grandes productores del momento.

Juntos descubrieron las enormes posibilidades de unas canciones que exploran nuevos caminos, pero sin perder jamás el vínculo con la tradición tal y como la entiende Álvaro.